Cementerio de San Nicolás y San Salvador

De Madripedia
Saltar a: navegación, buscar
Situación: Aproximadamente entre las calles de Méndez Álvaro, Áncora, Bustamante y Vara de Rey
Autor/es: José Alejandro y Álvarez
Fecha de construcción: hacia 1819
Destino actual: Desaparecido


La Sacramental de San Salvador, San Nicolás de Bari y Hospital de la Pasión, más conocida por San Nicolás, se construyó hacia 1818-1819 siendo proyectado por Manuel de la Peña, discípulo de Villanueva y construido por José Alejandro, quien realizó una bella portada. Tenía dos patios.

Según Carlos Saguar Quer, «la fecha de fundación de 1825 dada por Madoz y repetida después por todos los cronistas, debe referirse a una inauguración oficial, cuando en octubre de ese año los cofrades obtuvieron permiso para trasladar a su camposanto los restos del fundador de la Sacramental D. Jacinto Sánchez Brizuela, Comisario del Santo Oficio, enterrado en 1675 en sepultura propia marcada con su lápida en el Campo general del Hospital de la Pasión».

En 1841 se depositaron en una capilla de planta octogonal los restos de Calderón de la Barca, procedentes de la derribada iglesia de San Salvador, situada en la calle Mayor. En este cementerio fueron enterrados también Espronceda, (hoy en el cementerio de San Justo tras la demolición del cementerio), Agustín Argüelles, Mendizábal, Muñoz Torrero, Martínez de la Rosa, Olózaga y los condes de Tepa, entre otros. La última persona que fue enterrada en este camposanto fue la actriz italiana Carolina Civil, considerada comedianta española. En 1857 se erigió un mausoleo para Argüelles, Mendizábal y Calatrava que con los años se convirtió en el “Monumento de la Libertad” con los restos de Muñoz Torrero, Martínez de la Rosa, el marqués de Gerona y Olózaga. Cuando en 1912 se derribó este cementerio, el monumento fue trasladado al Panteón de Hombres Ilustres donde permanece en la actualidad.

El cementerio fue ampliado en 1839 y 1845 y derribado el 1912 «sin ninguna causa que lo justificara, -según Pedro de Répide- ni la urgencia de edificar sobre su terreno, que todavía permanece yermo. Estaba en perfecto estado de conservación y tenía una interesante y melancólica belleza».

En parte de su solar se levanta la antigua fábrica de cervezas El Águila.


Este artículo incorpora material del Diccionario Enciclopédico de Madrid, de María Isabel Gea, publicado por Ediciones La Librería, autorizada su inclusión en Madripedia bajo licencia Reconocimento-CompartirIgual